El Espantapájaros

viernes, 28 de marzo de 2014

La noche acababa de caer y su turno había comenzado. Hacía frío, un frío húmedo que entraba en su cuerpo como un río al encontrar el mar.
Un búho ululó a lo lejos, dando la bienvenida a la luna y en alguna parte un lobo hizo constar su presencia.
Como siempre, se dispuso a empezar su guardia, siempre vigilando, atento a los movimientos de los ladrones que solían rondar alrededor. Notaba sus ojos clavados en él aunque no los veía.
La tensión iba creciendo como todos los días, sabía que buscaban robar el maíz al primer despiste, sin dejar de lado las judías tiernas al fondo del terreno.
Un graznido rompió la noche y el vigilante agudizó los sentidos, escudriñando la noche y el ruido del aleteo inquieto le mostró que el asalto podría venir desde varios frentes. Se preparó, parecía un golpe inminente.

En 140 caracteres: Magia

miércoles, 19 de marzo de 2014

Y que el cansancio, el dolor, el mal humor y el sueño se pasasen al ver la sonrisa desdentada de aquel bebé sólo se podía calificar de magia.

El gato con esmoquin

domingo, 16 de marzo de 2014

Ahí estaba otra vez. Mirándome con esos enormes ojos azabache que parecían hacer una pregunta para la que no tenía respuesta.

El maldito gato con un esmoquin de pelo que me seguía a todas partes.

Intenté que se alejara así que le bufé yo primero. El gato se apartó, como siempre, muy molesto. Aún así no me dejó en paz, siempre me seguía a todas partes, incluso aunque le insultase o me molestase.

- ¡Vete!¡Déjame en paz! - le chillé desesperado. Me tenía harto.

Estaba siendo acosado por un felino desde hacía tres semanas y la cosa parecía no tener fin.

Al principio no le dí importancia, a fin de cuentas ¿quién iba a pensar que un gato podía acosar a un ser humano? pero la cosa fue a más. Todos los días, al salir de casa, ahí estaba él - no lo había comprobado pero siempre pensaba que era un macho -, mirándome desde el suelo. Luego me seguía durante dos manzanas hasta la boca del metro. Allí ya no entraba, y allí ya no entraba. Después de salir de trabajar, al volver a asomar por la boca del subterráneo otra vez me lo encontraba, a veces en el suelo y a veces tumbado sobre la parte recta de la barandilla al final de las escaleras y, de nuevo, me acompañaba a casa. Y al día siguiente vuelta a empezar.

En 140 caracteres: Palabra

viernes, 14 de marzo de 2014

Tardó un tiempo en dominarlo pero pronto descubrió el poder que emanaba y cómo hacía bailar a todos a su alrededor con tan solo una palabra.

Shadowlight | T1x01: La explosión

miércoles, 12 de marzo de 2014

T1x01 - La explosión
Era una noche normal, como siempre, en el Evil´s Alley. Decían que era un bar aunque estaba más cerca de ser un antro, a medio camino a la clandestinidad. Era un local perdido en un callejón en los bajos fondos de la ciudad y, sin embargo, solía estar lleno de gente. Y como un día normal, estaba hasta arriba.

El Evil´s Alley no tenía ventanas, una de las cosas que más preocupó a su propietario cuando lo había comprado, aunque visto en perspectiva se había ahorrado un montón de pasta en limpiacristales así que acabó conlcuyendo que era una buena opción. El local estaba entre dos callejones, uno por delante y otro por detrás, aunque la entrada principal estaba en el que venía a salir a una de las calles principales del barrio lo que hacía que, al final, el bar fuese bastante conocido, al menos entre los parroquianos del vecindario.

El propietario, Mac, era un chico joven de estatura normal, pelo castaño claro y ojos verdes, con cara de tipo duro aunque se le veía buena persona en el fondo. No es que lo suyo fuese la gente y, quizá, dada su naturaleza un tanto introvertida, no había sido una buena opción hacerse con un trabajo de cara al público pero su escaso don de gentes lo compensaba con precios razonables, así que la combinación funcionaba y el local le generaba unos ingresos óptimos para vivir son estridencias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...